Periodontitis

La enfermedad periodontal

La enfermedad periodontal (o de las encías) es una infección de los tejidos que rodean y soportan los dientes. Es una de las principales causas de pérdida dental en los adultos. Como habitualmente es indolora, puede que el afectado no sepa que la padece. Tengamos en cuenta que la principal causa de la misma es la placa, una pelícu- la pegajosa de bacterias que se forma constantemente sobre los dientes.

Los estados de la enfermedad periodontal

La encía normal es de color rosa, no sangra y está pegada a los dientes. Cuando se inflama aparece la llamada gingivitis, que se manifiesta por un sangrado. En este momento, si se adoptan las medidas oportunas y se refuerza la higiene, la enfermedad se resuelve sin ningún problema. Si, por el contrario, no controlamos esta inflamación, la enfermedad progresa y empieza a afectar al hueso que rodea a los dientes de manera irreversible.

La enfermedad periodontal y la salud general

La enfermedad periodontal no solamente es un problema dentario. Numerosos estudios la relacionan con muchas patologías generales, como la patología cardiovascular, el Alzheimer, los accidentes cerebrovasculares, el empeoramiento de la diabetes o determinadas complicaciones del embarazo. Mantener una adecuada salud gingival es, por lo tanto, un asunto serio de salud.

Demencia

La inflamación crónica gingival aumenta el riesgo de Alzheimer.

Migraña

Algunas migrañas se relacionan con bacterias presentes en la boca.

Glaucoma

La pérdida dentaria y la enfermedad periodontal incrementan el riesgo de lesión del nervio óptico.

Infecciones respiratorias

Las bacterias orales incrementan el riesgo de procesos respiratorios.

Enfermedades cardiovasculares

La inflamación crónica periodontal aumenta el riesgo de patologías cardiovasculares.

Diabetes

Los diabéticos son más propensos a padecer caries y la enfermedad periodontal empeora el control de la diabetes.

Parto prematuro

Tener las encías sanas aumenta las posibilidades de que el parto no se adelante.

Las bacterias responsables de la enfermedad periodontal, junto con sus productos tóxicos, pasan al torrente sanguíneo a través de las pequeñas arterias. Esas bacterias alcanzan así órganos a distancia, como el corazón, los pulmones, los riñones, el páncreas o atraviesan la placenta en caso de embarazo.