Los piercings orales ¿Una moda peligrosa?

Los piercings corporales son una forma popular de expresión personal. Pueden parecer algo atractivo, pero perforarse la lengua, los labios o las mejillas puede interferir en el habla, la masticación o la deglución. Además, conlleva serios riesgos para la salud oral y para la salud en general.

La moda y la estética no pueden comprometer tu salud.

Los piercings orales no son para nada reco- mendables porque no son algo natural y con- llevan algunos riesgos importantes. Pueden dañar tu salud oral, tus dientes, tus encías, tus mucosas. Además, interfieren con la mastica- ción, con el habla. En bastantes ocasiones ori- ginan infecciones y hemorragias. Se han des- crito algunas lesiones nerviosas importantes a la hora de colocarlos. ¡Piénsatelo!

10 razones para no ponerse un piercing oral

  1. Dolor, hemorragia, edema…
  2. Infección de piercing
  3. Retracción gingival
  4. Gingivitis, peridontitis…
  5. Fractura dentaria
  6. Desgarros
  7. Mal aliento
  8. Salivación excesiva
  9. Aspiración o ingestión del piercing
  10. Alteración del habla y masticación

Si eres portador de un piercing oral y tras leer este artículo decides continuar llevándolo, al menos, toma unas precauciones para evitarte problemas.

  • Vigila signos de infección y contacta con tu dentista a la más mínima duda.
  • Cuando hagas deporte quítate el piercing y utiliza protector bucal.
  • Mantén la zona limpia y Si llevas piercing oral utiliza colutorio de flúor después de las comidas.
  • Ten cuidado con
  • los movimientos del piercing
  • al comer y al hablar.
  • Cepíllate dos veces al día usa la seda dental a diario y visita a tu dentista periódicamente para revisar el piercing.